Home Editorial Planner Madrid ¿Cuál es el mejor momento para podar los árboles?

¿Cuál es el mejor momento para podar los árboles?

0
¿Cuál es el mejor momento para podar los árboles?

Descubre las claves para una poda efectiva y la importancia del momento adecuado

Básicamente, se trata de realizar la poda en el período de reposo vegetativo, ya que podar en este momento conlleva muchos beneficios, tanto prácticos como futuros.

Según FLORAMA, expertos en poda de árboles Madrid, de hecho, podar las plantas durante el período de reposo vegetativo permite visualizar correctamente la estructura del vegetal y, por lo tanto, notar cuidadosamente el impacto que la poda puede tener en su forma y estructura.

Tan pronto como la planta retoma su ciclo vital, las ‘feridas’ causadas por la poda también pueden cicatrizar rápidamente y, al mismo tiempo, no se producirán pérdidas abundantes de savia.

En algunos casos, la pérdida de savia puede ser vital para una especie vegetal, por lo que algunos tipos ricos en savia, como los arces o los abedules, requieren que la poda se realice en invierno.

Es importante considerar que durante la temporada invernal no se produce la transmisión de enfermedades, ya que los insectos y los microorganismos patógenos suelen estar inactivos.

La poda de árboles realizada en esta temporada puede, por lo tanto, proteger a la planta de contraer infecciones que podrían afectar su salud y bienestar en general.

Descubre las claves para una poda efectiva y la importancia del momento adecuado


¿Cómo podar árboles altos?

En el caso de árboles muy altos como las coníferas, las empresas especializadas ofrecen un servicio de escalada de árboles.

Se trata de una poda ‘aérea’ que se realiza con cuerdas y arneses a los que se sujeta el operador para poder alcanzar incluso las secciones más altas del árbol.

Es importante tener en cuenta que esta poda en altura debe ser realizada por verdaderos profesionales en el oficio, ya que es una práctica que puede ser peligrosa y que requiere el máximo de profesionalismo en su ejecución.


Plantas ornamentales: la mejor poda

Quienes aman cuidar las plantas ornamentales en casa deben elegir el momento adecuado del año para hacerlo y pedir consejo a los expertos en caso de indecisión.

De hecho, de la poda adecuada de las plantas ornamentales depende no solo su futuro crecimiento, sino también su salud en términos generales.

Si bien las coníferas pueden ser podadas en cualquier época del año, los expertos están de acuerdo en realizar la operación en invierno para algunas especies ornamentales, debido a la cuestión antes mencionada de la savia, para que durante la primavera la planta pueda regenerarse y recuperarse mejor en preparación para la floración y el crecimiento.

En cuanto a los árboles de madera y los que no florecen, deben ser podados durante el período de reposo vegetativo, prestando la máxima atención a las enfermedades y posibles infestaciones de insectos y bacterias dañinas.

Los árboles florales siguen la misma regla, es decir, la poda debe realizarse durante el reposo vegetativo, excepto para las plantas que florecen en primavera, que deben ser podadas inmediatamente después de la floración.

Lo mismo ocurre con las plantas frutales, por lo que la regla principal es pedir ayuda a los expertos del sector y verificar cuál es el momento adecuado.

Otra buena regla es esterilizar las herramientas en cada poda, para evitar la ‘contaminación’ de enfermedades y proceder con método y rigor para que la planta podada pueda ser hermosa y uniforme, armoniosa en forma y sobre todo soportada por una estructura fuerte y nunca débil.

La poda de árboles se realiza, de hecho, con el propósito de dar fuerza y ​​vigor al vegetal, eliminar las partes silvestres que no son necesarias y concentrar el flujo de savia en puntos específicos, con el fin de fortalecer la producción de flores y de frutos durante la temporada de producción.


La poda de árboles de gran altura

La poda de un árbol tiene como objetivo modificar su estructura y su desarrollo futuro. Para el árbol ornamental, la poda tiene la tarea de resaltar la armonía y las características estéticas de cada ejemplar, corregir cualquier defecto que pueda causar problemas y estrés a la planta, y garantizar la seguridad de los edificios y las personas que conviven con él.

Para obtener buenos resultados, el trabajo de poda no debe entenderse como una única operación para eliminar los problemas, sino como una serie de intervenciones regulares que comienzan cuando el árbol es aún joven, para establecer su estructura, y que continúan a lo largo de los años para mantenerla y corregir el desarrollo de ramas no deseadas cuando aún son pequeñas.

Si, de hecho, se eliminan ramas de gran tamaño, se causarían graves daños tanto a la salud del árbol (que sufriría una gran herida por el corte y perdería una fuente importante de alimento) como estéticos, causando una perturbación en su armonía natural.

Con la poda se elimina una parte de lo que el árbol ha construido con esfuerzo: si se hace correctamente, es beneficioso tanto para la planta como para las personas; si se hace mal, puede tener consecuencias irreversibles en la salud, la belleza y la seguridad del árbol.

Podas Florama puede intervenir en cualquier situación, sabiendo ajustar la poda según las características del ejemplar y del contexto en el que se encuentra, buscando siempre el equilibrio adecuado entre las necesidades de las personas y los requisitos.

4.9/5 - (57 votos)

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete + cuatro =

Salir de la versión móvil